Seleccionar página

La startup iUrban, en colaboración con Telefónica, es la empresa responsable de un proyecto de remodelación de las antiguas cabinas telefónicas. La iniciativa consiste en transformarlas en zonas de carga móvil e información turística.

La generación de quienes fueron adolescentes sin internet ni telefonía móvil saben bien la importancia que tuvieron, en su momento, las cabinas de teléfono. Si ocurría una emergencia en plena calle o un colega te daba plantón, no quedaba más remedio que tirar de cabina y realizar una llamada. Las cabinas eran una especie de salvavidas urbano: te sacaban de más de un apuro. Incluso servían como punto de encuentro. “Quedamos en la cabina que hay en la plaza”… era un punto de referencia imprescindible en las décadas analógicas.

Sin embargo, tras el boom de la telefonía móvil y la irrupción de la era digital, las cabinas telefónicas han ido cayendo progresivamente en desuso. Y en el olvido.

De hecho, el futuro de las cabinas de teléfono parecía pender de un hilo. Prueba de ello es que ningún operador se presentó al último concurso convocado para prestar el servicio de cabinas y elaborar y entregar las guías telefónicas. Ningún operador ha querido hacerse cargo de las cabinas. Tras quedar desierto el concurso, Telefónica fue designada por el Gobierno para prestar el servicio de cabinas y guías en 2017 y 2018.

Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el 88% de los españoles nunca ha utilizado una cabina telefónica.

Telefónica ha sido consciente de la drástica caída de demanda del servicio de cabinas. Por eso ha considerado la posibilidad de dar una nueva vida a las mismas. La Farola es un proyecto de aceleración de iniciativas emprendedoras impulsado por la Junta de Andalucía y la operadora española. Gracias a él se llegó a un acuerdo de colaboración con la startup iUrban.

De este modo, resulta ser que la culpable de ‘matar’ a las cabinas es también la responsable de resucitarlas: la tecnología.

Las «neocabinas» cuentan con puertos de carga para teléfonos móviles y una pantalla táctil con acceso a información de interés

iUrban, con sede en Málaga, instaló tres cabinas en Málaga. Cada una de ellas con una zona de carga para móviles y una pantalla táctil de 18,5 pulgadas como centro de información turística. Así se facilitaba información a los turistas que paseen por sus calles. El proyecto piloto funcionó con éxito. Cerca de 5.000 personas al mes cargaron el móvil e interactuaron con las cabinas. Esto animó a llevar el proyecto a Sevilla y Granada.

Las cabinas en curso cuentan con puertos para la carga de teléfonos móviles. También tienen una cámara para grabar lo que sucede a su alrededor.

Ciudades como Málaga, Sevilla o Granada ya cuentan con «neocabinas» en las que es posible acceder a información de interés ciudadano y cargar gratuitamente el smartphone.

 

Telefónica propone a los ayuntamientos cambiar las cabinas por neocabinas de información turística 24 horas. Por su parte, los responsables de iUrban se encargan de “digitalizarlas”. Y cada ayuntamiento tiene una base de datos y un gestor para administrar y actualizar la información de las cabinas.

Andrés Martínez, CEO de iUrban, ha explicado al diario El País que en año y medio han “crecido bastante, a pesar de lo difícil que es potenciar las smart cities”. La gran ventaja de la propuesta es que las cabinas ya cuentan con instalación eléctrica. Y se puede instalar Internet porque tienen toma de teléfono. No hace falta realizar obras. Por eso se da un nuevo uso a un elemento que está en la calle de forma sostenible.

Otra ventaja de las “neocabinas”. Mientras cargas el teléfono móvil, puedes acceder a información municipal ciudadana. Eventos, lugares de interés en todos los idiomas, comercios, etc.

Fotograma de la película «La cabina», de Antonio Mercero.

El futuro de las cabinas telefónicas, en el aire

La modificación del Real Decreto 424/2005 del 15 de abril, en lo relativo a las guías telefónicas, al servicio de información sobre números de abonado y los teléfonos públicos de pago, podría frenar el proyecto.

Y es que, el pasado 30 de abril, el Gobierno se mostraba a favor de eliminar las cabinas y guías telefónicas del Servicio Universal, definido como el conjunto de servicios básicos de comunicaciones electrónicas garantizadas a los ciudadanos.

Actualmente, Telefónica y iUrban están a la espera de saber qué va a suceder. La modificación del Real Decreto no será efectiva hasta 2019. El periodo de alegaciones sobre la modificación de la norma jurídica estará abierto hasta el próximo 24 de mayo.

Unas 20 ciudades españolas han mostrado interés por dar una segunda oportunidad a sus cabinas de teléfono y convertirlas en puntos de interés turístico digitalizados.

20 ciudades ya han mostrado interés por acoger este proyecto. “Ahora estamos a la espera de ver dónde vamos a poner el dispositivo o si podemos hacer nosotros una especie cabina emulando a las que había”, explica el responsable de iUrban.

El proyecto iUrban encaja al 100% en el concepto de Smart o ciudad inteligente. Es una ciudad que aplica las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) con el objetivo de proveerla de una infraestructura que garantice un desarrollo sostenible, un incremento de la calidad de vida de los ciudadanos, una mayor eficacia de los recursos disponibles y una participación ciudadana activa.

La gran ventaja de la propuesta de iUrban es que las antiguas cabinas de teléfono ya cuentan con instalación eléctrica. Por eso se puede instalar con facilidad internet. De este modo, se da un nuevo uso a un elemento en desuso de forma sostenible.

Las smartcities, un proyecto de futuro cada vez más cercano

Cada vez más gente vive en las ciudades. La gran mayoría están diseñadas sobre modelos que han quedado obsoletos. La situación plantea nuevos retos, en especial la de procurar una transformación digital a las ciudades. Y mejorar así la vida de los ciudadanos sin que se produzca un gran impacto medioambiental.

Las smartcities constituyen un sector emergente para el marco de los objetivos de sostenibilidad de la Unión Europea para 2020. La idea es conseguir un ahorro energético de un 20% y el aumento de energías renovables en otro 20%.

La idea de integrar fuentes renovables de energía en la ciudad facilitará, entre otros, la incorporación paulatina a las ciudades de coches eléctricos y la construcción de edificios ‘inteligentes’ y sostenibles. El fin último es conseguir que los ciudadanos sean plenamente responsables del consumo energético.

Para terminar, un dato curioso. Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el 88% de los españoles nunca ha utilizado una cabina telefónica. ¿Qué mejor idea que reciclar las viejas cabinas y convertirlas en espacios útiles? Conseguir que la smartcity sea una realidad solo se conseguirá dando pasos hacia adelante.

Fuentes: El País, Zona Movilidad, iUrban, El Periódico, 20 Minutos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies