Starling Crossing es un paso de cebra que reacciona de manera dinámica y en tiempo real mejorando la seguridad de las personas que cruzan la calle a pie. Para ello, es capaz de cambiar su diseño, su configuración, su tamaño y hasta su orientación. Descubre cómo es el nuevo paso de peatones inteligente en este artículo.

Los pasos de peatones comenzaron a utilizarse en las ciudades en los años 40. Desde entonces, poca evolución ha tenido este invento facilón que, mediante largas y anchas líneas pintadas sobre el suelo, advertía a transeúntes y conductores del paso de personas a pie.

Recientemente, una empresa británica, Umbrellium, empezó a desarrollar tecnología aplicada a la vía pública. En concreto, comenzó a desarrollar tecnología orientada al tráfico. Su trabajo se centra en vehículos conectados. Y, por supuesto, en la seguridad de los viandantes.

Pero, ¿cómo aplicar la tecnología a los pasos de cebra y dotarlos de inteligencia para mejorar la gestión del tránsito de vehículos y personas en una ciudad? Parece sencillo. Pero tiene su miga.

Starling Crossling, el paso de cebra inteligente ya es una realidad

El comportamiento de las hormigas como fuente de inspiración

El punto de partida de este inventazo digno de una smart city es el principio de Stigmergy. Las hormigas encuentran el mejor camino hacia los lugares donde se encuentra la comida. Para lograrlo, siguen el rastro de feromonas que dejan otras hormigas. El principio de atracción del rastro que dejan otros seres de la misma especie se denomina Stigmergy. Es el modo de comportarse de toda una colonia. Y es lo que ha intentado emular Umbrellium.

La observación y el estudio de hormigas muestra que estos insectos presentan una estructura social muy organizada. Esto les permite realizar tareas que van más allá de sus capacidades individuales. Llegados a esta conclusión, Startling Crossing persigue tener la capacidad de adaptarse a las necesidades de los peatones.

Un paso de peatones que se adapta al comportamiento de los peatones

El sistema es capaz de monitorizar los caminos más utilizados por los peatones cuando cruzan la calzada. Y se analizan las vías más usadas por los viandantes. Por ejemplo. Imaginemos que la gente que sale de una estación de metro suele caminar en diagonal a través de la calzada hacia la entrada de un parque. En este caso, Starling Crossing configura el paso de peatones para que para adopte forma diagonal o trapezoidal. De este modo, se crea específicamente un paso de cebra para un área en concreto. Con zonas de amortiguación de seguridad para el frenado de los vehículos.

Y, ¿cómo detecta Starling Crossing esos movimientos a pie de los peatones? Para poder saber las rutas y caminos más usados, se utiliza un sistema de cámaras. Y, así, el paso de peatones rastrea la ubicación y los movimientos de peatones, ciclistas y vehículos en tiempo real.

Starling Crossling, el paso de cebra inteligente ya es una realidad

Starling Crossling, el paso de cebra inteligente ya es una realidad

El paso de cebra es capaz de predecir los movimientos y trayectorias de las personas que caminan por la vía pública

El paso de peatones funciona como una red neuronal. Las cámaras rastrean objetos que se mueven por la superficie de la calzada. Es capaz de distinguir entre peatones, vehículos o ciclistas. Y, como es inteligente, realiza cálculos de sus ubicaciones, sus trayectorias y velocidades. Así puede anticipar hacia dónde dirigirán sus movimientos.

Otra de las innovaciones que aporta Starling Crossling es que se adapta también a la cantidad de peatones que cruzan la vía en función de la hora del día. Por ejemplo, a primera hora de la mañana, el paso de peatones únicamente aparece cuando se acerca alguien. Porque en esa franja suele haber menos viandantes. Y lo hace en el lugar de la calzada que el sistema considera el más seguro. Por el contrario, en la tarde, cuando hay más personas a pie en la calle, el paso de cebra se expande de manera automática.

Starling Crossing avisa en situaciones de peligro o distracción

Según sus creadores, Starling Crossing avisa en situaciones de distracción o de peligro. Por ejemplo, en un día lluvioso es capaz de aumentar su tamaño para dejar más zona paso al peatón. E ilumina el área donde deben frenar los vehículos. Si llueve mucho, amplía también las zonas de amortiguación de frenado.

Starling Crossling, el paso de cebra inteligente ya es una realidad

Esta tecnología piensa, ante todo, en la seguridad. Y pone a las personas en primer lugar. Si un peatón va mirando su smartphone y se despista, se encenderá una señal de advertencia para que no se aleje del paso de peatones. Si alguien cruza en bicicleta, se encienden las luces que indican que un vehículo circula. En el caso de que un peatón vaya corriendo por la calle y esté fuera del campo de visión del conductor, el sistema se adapta en tiempo real para llamar su atención sobre la ubicación y trayectoria.

De momento, el prototipo de Starling Crossling se ha realizado a tamaño real a partir de investigaciones realizadas por el Laboratorio de Investigación del Transporte en Reino Unido (TRL).

En JinP nos encanta que la tecnología haga nuestra vida más práctica. Está claro que hasta las cosas más sencillas se pueden transformar en más funcionales. Y más seguras.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This