El bienestar emocional es uno de los factores más valorados por los empleados. Más allá del sueldo, las condiciones de bienestar emocional son los aspectos que más ayudan a un profesional a sentirse motivado e implicado con la empresa en la que trabaja. Y ese bienestar se traduce, casi siempre, en más productividad.

Así pues, un trabajador feliz es un trabajador eficiente. Por eso, un número cada vez mayor de empresas, conscientes de esta realidad, procuran crear un ambiente de trabajo cómodo. Un entorno favorable que ayude a los empleados a aumentar su motivación y su compromiso.

Y es que la cultura de la felicidad en la empresa es ya una meta a conseguir. Especialmente para las multinacionales. Gigantes de los negocios que trabajan con miles de talentos. Nadie cuestiona el poder de la estabilidad emocional en el ambiente laboral. Las empresas más pequeñas también toman, cada vez más, mayor conciencia sobre los beneficios de sentirse a gusto en el trabajo. Y la relación directa que esto tiene sobre el rendimiento.

«La felicidad es el ingrediente secreto de los negocios con éxito», Richard Branson

Pero, ¿cómo conseguir que un empleado se sienta a gusto? ¿Realmente es tan fácil lograrlo? ¿De qué depende? Quizás el primer paso, -como todo en la vida- debe comenzar por la base. A la hora de establecer unos valores de empresa y una filosofía de trabajo es primordial que uno de los ejes sea el bienestar de las personas que forman parte de ella.

Una de las frases más citadas de Richard Branson, el presidente de Virgin, no puede ser más clara. «La felicidad es el ingrediente secreto de los negocios con éxito. Si tienes una compañía feliz, será invencible”.

No podemos olvidar que es en el trabajo donde más tiempo pasamos a lo largo de la semana. En la actualidad, se calcula que siete de cada diez empresas multinacionales ya han implantado la cultura de la felicidad en su política de dirección y recursos humanos. Porque quien pase ocho horas al día trabajando, lo hará mejor y con más ganas si se siente feliz.

Felicidad laboral = + trabajo en equipo y – absentismo

Según los expertos, la principal ventaja de esta filosofía de la felicidad empresarial es que las personas trabajan más en equipo y el nivel de ausentismo es menor. Esto proporciona una mayor productividad.

Hoy en día, lo que más valora un profesional de su situación laboral es: Un buen ambiente de trabajo (70%), el reconocimiento por parte de sus superiores (20%) y las buenas relaciones con los compañeros (10%). Las personas que más valoran estos aspectos tienen de media entre 25 y 45 años.

Profesionales felices, la importancia de sentirse bien en el trabajo

 

Los especialistas en recursos humanos señalan que las capacidades y aptitudes más promovidas a partir de la cultura de la felicidad empresarial son: la flexibilidad (50%), el optimismo (30%) y la adaptación (20%).

Asimismo, el trabajo en equipo (60%), el buen humor (20%), la predisposición (10%) y la empatía (10%) conforman las conductas y modos de hacer que propician este tipo de cultura, según los expertos.

Manifestar los sentimientos beneficia al trabajador y a su entorno

Son datos de estudios realizados por Harvard Business Review de la Universidad de Harvard. Annie McKee, en su artículo “Being Happy at Work Matters”, realizó una investigación que demuestra que la manifestación de sentimientos beneficia al trabajador y su entorno.

El artículo hace referencia a los sentimientos positivos. Y cómo estos son capaces de aumentar el optimismo, la motivación y creatividad de los empleados. Además, afirma que quien siente esa “energía positiva” trabaja de mejor actitud y se siente más feliz con su empleo.

Profesionales felices, la importancia de sentirse bien en el trabajo

Pertenencia, visión de futuro y apoyo, claves para la felicidad en el entorno laboral

Las conclusiones del estudio determinan tres claves que todo trabajador debe tener en cuenta si desea alcanzar la felicidad en su entorno laboral.

Sentido de pertenencia. Las personas que se sienten valoradas en el trabajo y que saben que con sus aportaciones pueden lograr los objetivos que la empresa solicita se sienten emocionalmente comprometidos. También son capaces de conectar mejor con los objetivos de la organización. Esto hace las cosas más fáciles para la empresa y también para los trabajadores. Éstos se vuelven más productivos y seguros.

Visión de futuro. La visión de futuro permite ver a los profesionales que su puesto es seguro y que tienen un lugar dentro de la compañía. Cuando eso sucede, los trabajadores generan habilidades de liderazgo y un mayor compromiso con la empresa.

Apoyo. Cuando los trabajadores se sienten apoyados y pueden confiar en sus compañeros y jefes, la colaboración y el compromiso se multiplican. También mejora la actitud y la disposición a hacer cosas. Y se generan vínculos más fuertes que pueden exceder lo laboral.

En resumen, puede decirse que la felicidad nos hace mejores. En lo personal y también en lo profesional.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies