El grafeno es el material más fuerte del planeta. Es 200 veces más resistente que el acero. También es flexible, ultraligero y transparente. Y capaz de conducir el calor y la electricidad. Así es el material que promete cambiar la tecnología.

Lo llaman «el material de Dios». Es el material más fuerte del mundo. Y, lejos de lo que pueda parecer, también es un material flexible y ligero. Su aspecto es transparente. Y es capaz de conducir el calor y la electricidad. Hoy dedicamos nuestro artículo del blog al material que está llamado a cambiar la tecnología del futuro. ¿Quieres conocer un poco más sobre él? Sigue leyendo.

El grafeno es un material nanométrico bidimensional. Está formada por una sola capa de átomos de carbono enlazados y dispuestos en una superficie uniforme. Dicha superficie es ligeramente ondulada, con una estructura semejante a la de un panal de abejas, ya que su estructura atómica es hexagonal.

Asimismo, es una de las formas alotrópicas del carbono. También lo son el grafito y el diamante. Un milímetro de grafito (el material con el que escriben los lápices) contiene tres millones de capas de grafeno.

Grafeno, así es 'el material de Dios' que revolucionará la tecnología

Descubierto en 2004 por dos Premios Nobel de Física

El grafeno se conoce desde hace unos 80 años. Pero fue oficialmente ‘descubierto’ en 2004 por dos investigadores de la Universidad de Mánchester: Andréy Gueim y Konstantín Novosiólov. Ambos recibieron, en 2010, el Premio Nobel de Física por sus investigaciones sobre este material. En la actualidad, el grafeno es candidato a provocar una revolución tecnológica. Está llamado a ser el material transformador del futuro.

Si el plástico fue el material que transformó el siglo XX, el grafeno transformará el siglo XXI. Sus aplicaciones servirán para desarrollar electrónica flexible, biosensores, paneles solares, filtros de agua y microchips. Los expertos en física aseguran que este material transformará la manera en la que concebimos la arquitectura, la ingeniería aeroespacial, la automoción, la informática, la producción de energía, la telefonía móvil e, incluso, la medicina.

Un desarrollo lento, pero prometedor

Sin embargo, el uso comercial del grafeno es menor del que se esperaba inicialmente. Su incursión en el mundo de la tecnología aún se realiza lentamente. ¿Las causas? Se han encontrado altos niveles de contaminación por silicio en el grafeno disponible comercialmente. Esto repercute en el rendimiento del material. Así lo revela un estudio publicado en Nature Communications y liderado por la investigadora Dorna Esrafilzadeh. Este pequeño ‘obstáculo’ en el camino ha impedido al grafeno disfrutar de un presente glorioso. Pero, a pesar de todo, el grafeno sigue teniendo un futuro prometedor.

Grafeno, así es 'el material de Dios' que revolucionará la tecnología

Eso sí. La presencia de silicio en el grafeno no debe resultar alarmante. Otra de las bondades de este material radica en la ausencia de toxicidad o amenaza para el medio ambiente.

El material más delgado. Y el más ligero

Hasta la fecha no existe un material tan delgado como el grafeno. Tiene el grosor de un átomo. Es un millón de veces más fino que un cabello humano.

Y es ultraligero: un metro cuadrado de grafeno solo pesa 0,77 miligramos.

El más resistente

Al mismo tiempo, el grafeno es muy resistente. Es 200 veces más resistente que el acero estructural. Esto lo convierte en la estructura más resistente de la naturaleza. Su dureza supera a la del diamante.

Grafeno, así es 'el material de Dios' que revolucionará la tecnología

El más flexible

También es muy flexible. Su enorme ductilidad hará posible que muchos aparatos electrónicos se lleven, literalmente, puestos encima.

Un gran conductor térmico… y de electricidad

Otra de sus particularidades es donde radica su enorme potencial. El grafeno es un gran conductor térmico. También conduce mejor la electricidad que el cobre o el silicio. Su producción resulta bastante económica.

Gracias a esta conductividad, el grafeno será el material con el que se harán los semiconductores de la informática 4.0. Serán más rápidos. Más fríos. Y más pequeños.

Todas estas propiedades han hecho que el grafeno se gane el nombre de ‘material de Dios’. Varias multinacionales de todo el mundo ya están incorporando el grafeno a sus diseños. Es el caso de Ford, que incorporará grafeno en los componentes de sus coches. O Samsung, que ya ha anunciado que en 2019 fabricará smartphones con baterías de grafeno. La compañía augura que no sólo mejorará la durabilidad: además, un móvil con grafeno podrá cargarse por completo en 15 minutos. Otro gigante tecnológico, Xiaomi, ha fabricado un cojín terapéutico que integra el grafeno para aliviar dolencias de cuello y espalda. En España, un grupo de ingenieros de la Universidad del País Vasco han desarrollado un nuevo hidrogel con aplicaciones en interfaces neuronales. Este hidrogel está fabricado con almidón -para dotarlo de una estructura tridimensional- y grafeno -para dotarlo de propiedades eléctricas y antibacterianas-.

Y así una larga lista de innovaciones que incorporan este material de infinitas posibilidades. El grafeno supondrá una revolución total en todos los campos de la tecnología y, con ella, cambiará nuestras vidas. Seguiremos informando…

Fuentes: Quo, Sinc, Capital Madrid, Cinco Días, Europa Press

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies