Seleccionar página

Uber y la NASA están trabajando en el diseño y construcción de taxis capaces de volar. El proyecto, en el que participan otras empresas, verá la luz en 2028.

Suena a ciencia-ficción, pero es tan real como que amanece cada día. Los taxis voladores serán una realidad en el futuro. Y lo será gracias a UBER, que se ha aliado con la NASA para trabajar en un proyecto en común: la construcción de taxis capaces de volar.

El objetivo es desplegar una red de aparatos eléctricos capaces de transportar a pasajeros por el aire. Asimismo, se persigue ofrecer servicios de taxi más rápidos, que provoquen menos congestión de tráfico y menos contaminación.

La idea de Uber es implementar un servicio de coches aéreos en ciudades con problemas importantes de tráfico. Por eso, la ciudad de Dallas, en Texas, o Los Ángeles, en California, serán las primeras urbes en ver luz verde a los Bell Air Taxi.

Bell Air Taxi, el taxi aéreo de UBER y la NASA

Las ciudades estadounidenses de Dallas y Los Ángeles serán las primeras en contar con los taxis aéreos Bell Air Taxi de Uber.

Este ambicioso proyecto es posible gracias a la colaboración conjunta de compañías como Embraer, Bell Helicopter, Pipistrel, Aurora Flight Sciences y Mooney Aviation. Ellos serán los encargados de suministrar las aeronaves y los pilotos. Uber, por su parte, desarrollará el software y se llevará una comisión por cada viaje.

Las “paradas” de estos aerotaxis serán los principales aeropuertos de cada ciudad.

La compañía inmobiliaria Sandstone Properties se encargará de construir “las paradas de aerotaxi”: los centros de despegue y aterrizaje. En principio, éstos podrían estar dentro de los aeropuertos de Los Ángeles, Santa Mónica y Sherman Oaks.

La NASA participa en el proyecto de ‘aerotaxis’ desarrollando un nuevo sistema de gestión del tráfico aéreo

La misión de la NASA consiste en desarrollar un nuevo sistema de gestión de tráfico aéreo. Esto permitirá tener un control de todas las aeronaves que circulen por el aire transportando a personas de un lugar a otro.

Bell Air Taxi, el taxi aéreo de UBER y la NASA

Los taxis aéreos de Uber serán eléctricos y completamente autónomos: prescindirán de piloto.

En la primera fase del proyecto, todas las naves serán eléctricas y autónomas. Es decir, que podrán prescindir de pilotos.

Los taxis voladores de Bell Air Taxi pretenden ofrecer precios asequibles a los usuarios

El proyecto UberAir tiene como finalidad ofrecer servicios de transporte urbano de pasajeros a precios asequibles. Sería una especie de aerotaxi o, para ser más exactos, un “avión comercial de servicio”.

Cabe destacar que los taxis aéreos de Uber serán capaces de volar a altas velocidades. Se calcula que circularán por el aire entre 241 y 321 kilómetros por hora. Y realizarán despegues y aterrizajes en apenas un minuto.

Bell Air Taxi, el taxi aéreo de UBER y la NASA

Dentro de dos años comenzará la fase de prueba de los modelos de demostración de Bell Air Taxi. Las pruebas se realizarán en Dubái y en los Estados Unidos.

Cada unidad de prueba de Bell Air Taxi costará entre 8 y 16 millones de euros

La construcción de una unidad de demostración de los Bell Air Taxi costará entre 8 y 16 millones de euros. Sólo hacer frente a los costes de certificación requerirá de entre 126 y 252 millones de euros.

El proyecto verá la luz en 2028. Al menos, esas son las previsiones de Uber, que dará comienzo a la fase de prueba en 2020. Dichas pruebas tendrán lugar en Dubái y en los Estados Unidos.

Fuente: Xataca, Fly News, 20 Minutos

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies