Seleccionar página

Si algo nos gusta de la tecnología, es su capacidad para hacer más fácil la vida de las personas. Hace poco leímos una noticia dignas de hacerse eco de ella. Se trata de Be My Eyes, una app para ayudar online a personas ciegas. La persona ciega o con discapacidad visual muestra a través de la cámara de su móvil lo que tiene delante. Un voluntario al otro lado del teléfono le dice por el altavoz lo que está viendo.

En el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual. De ellas, 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión. Gran parte de esas personas vive su día a día enfrentándose a diario a un sinfín de obstáculos. Y no siempre cuentan a mano con una persona a su lado que les ayude a reconocer aquello que tienen delante.

Una solución para el día a día de las personas ciegas llega con la app Be My Eyes. Un software que pone en contacto a personas ciegas con voluntarios a través de videoconferencia. El usuario debe contar con un smartphone y descargar la app, disponible para Android y para iOS -para la que fue originalmente diseñada-.

Durante el proceso de registro se pregunta al usuario si es no vidente o con baja visión, o un voluntario. Después, se completan los campos habituales para crear un perfil. Se elige una franja horaria. Y se selecciona un idioma para entenderse con el otro interlocutor. En el caso de los usuarios ciegos, se les pregunta si hablan algún idioma secundario. Así, si no hubiera un voluntario disponible que hable su idioma, puede contactar con alguien que hable la lengua señalada como adicional.

A partir de ese momento solo hay que pulsar el botón grande de la pantalla cuando sea necesario. Dicho botón indica: «Llamar al primer voluntario disponible». Y en poco tiempo estará conectado con otra persona.

Be my eyes, una app fácil de usar

Automáticamente, la aplicación empieza a buscar a algún voluntario. Éste puede atender o rechazar la llamada, dependiendo de su disponibilidad. Si la acepta y se conectan, el voluntario puede guiar a la persona ciega para que enfoque mejor la cámara, le facilite detalles, etc. Una vez que se haya realizado la consulta pueden finalizar la llamada.

Los usuarios pueden calificarse mediante un sistema de puntos y de la aplicación en general. De este modo se puede garantizar la mejora del servicio.

Como es lógico, debido a que la persona con la que se habla es un desconocido, se recomienda no facilitar datos personales. Dirección, número de documento, números de tarjetas de crédito o débito, ni nada con lo que se lo pueda identificar.

Para un ciego, la app «Be my eyes» es una herramienta útil que ayuda a identificar cosas que tiene delante. Para lograrlo se hace una videollamada con un voluntario al otro lado del teléfono.

Una aplicación para ayudar y recibir ayuda

El funcionamiento de Be my eyes es bastante sencillo. La persona ciega o con discapacidad visual muestra a la persona que hay al otro lado del teléfono (alguien que sí ve) lo que tiene delante con la cámara de su móvil. Éste le responde por voz. Lo hace a través de una videollamada, similar a las que se realizan por WhatsApp y Skype. Se puede utilizar para identificar objetos o reconocer determinadas diferencias. Incluso se puede ayudar en la compra de artículos leyendo fechas de caducidad.

Por lo general, el tiempo de respuesta no supera los 45 minutos. Pero si un voluntario ha perdido la conexión o no contesta se puede buscar otro rápidamente.

No cabe duda de que el gran valor de esta app radica en la rapidez y facilidad con la que un invidente puede pedir ayuda a otras persona. El hecho de que un voluntario describa lo que la persona ciega le está mostrando con la cámara ayuda a resolver muchas tareas cotidianas para los ciegos. Unos reciben ayuda. Otros brindan esa ayuda. Por ejemplo, saber qué condimento de cocina usar, de qué color es la ropa que se van a poner o elegir un producto en el supermercado.

Y es que lo que para muchos resulta algo normal, para otros es imposible. Leer el etiquetado de un alimento. Leer las instrucciones de un electrodoméstico. Identificar lugares y objetos desconocidos. O saber qué pone el prospecto de un medicamento. Algo sencillo… solo para quienes tenemos el privilegio de ver.

Casos reales de éxito

La app Be my eyes ha tenido muy buena acogida por ciegos y discapacitados visuales de el mundo. Es el caso de Alex Lee, quien relató su experiencia con la app en el diario británico «The Guardian». Perdió la vista hace unos año y distingue poco más que el movimiento. Conectó con un voluntario de Be My Eyes para que le ayudara a leer el número de autobús que pasaba por la parada en la que se encontraba. En cuestión de segundos ya tenía la respuesta. Y así pudo dirigirse a su destino.

En los años 70, Ray Kurzweil desarrolló el reconocimiento óptico de caracteres para reconocer textos impresos en cualquier formato. Creó la primera máquina de lectura para invidentes que reproducía oralmente el contenido de un texto impreso.

Be my eyes, una app desarrollada por Hans Jorgen Wiberg

La tecnología en el ámbito de los usuarios invidentes comenzó a irrumpir en 1970. Ray Kurzweil desarrolló el reconocimiento óptico de caracteres para reconocer textos impresos en cualquier formato. Así, creó la primera máquina de lectura para invidentes que reproducía oralmente el contenido de un texto impreso.

«Conectamos a personas que necesitan ojos con aquellas que quieren ser ojos», explica Hans Jorgen Wiberg, creador de la app Be my eyes y fundador de la compañía Robocat.

 

Be my eyes ha sido creada por el empresario danés Hans Jorgen Wiberg, fundador de la compañía Robocat. Él mismo sufre discapacidad visual. Por eso quiso facilitar una alternativa eficiente a la hora de brindar a las personas la ayuda que necesitan. «Conectamos a personas que necesitan ojos con aquellas que quieren ser ojos», explica Jorgen Wiberg.

«Conseguir una comunidad online de ayuda entre personas»

«Espero conseguir una comunidad online de ayuda entre personas. Be my eyes va a marcar una gran diferencia en este sentido. Ayudará a millones de personas ciegas a ver y a hacer sus tareas cotidianas más sencillas», añade el creador.

Be My Eyes se puede descargar en un smartphone de forma gratuita.

Botón de «ayuda especializada»

Cabe destacar que la aplicación posee un botón de “Ayuda especializada”. La que le permite al usuario ciego o de baja visión contactarse con una empresa para que le brinde ayuda sobre el servicio o producto que la misma brinda. Esta función aún no está disponible en algunos países. Por ejemplo, muchos de los sitios webs de empresas, no suelen ser accesibles. De esta forma, el representante de atención al cliente, podría ver en tiempo real, lo que el usuario le muestra con la cámara, y con lo que tiene algún tipo de dificultad.

Una app de uso anónimo y gratuito

Lo mejor de Be my eyes es que es una app sin ánimo de lucro. Be My Eyes se puede descargar en un smartphone de forma gratuita. Es de código abierto.También es totalmente anónima y las llamadas pueden ser tan largas como los usuarios necesiten. En la actualidad cuenta con más de 876.000 voluntarios, más de 60.000 personas ciegas o con baja visión. Está disponible en 150 países y en 120 idiomas.

Quienes formamos el equipo de JinP soñamos con desarrollar algún día tecnología tan útil, tan eficaz y de uso altruista. Creemos en la buena voluntad de las personas. Y uno de los motores que mueven nuestra empresa es ayudar a los demás. Por eso nos encanta que exista este tipo de iniciativas. Herramientas que existen para ayuda. Y que hacen más sencilla la vida de las personas.

Fuente: El País

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies