La ‘tasa Google’ es el nuevo impuesto que tiene como fin gravar a las empresas tecnológicas cuyas actividades escapan al actual marco fiscal para que tributen allí donde generan beneficios. La medida afecta a compañías con una facturación en España de al menos tres millones de euros y 750 millones en el mundo.

Esta mañana, la portavoz del Gobierno Isabel Celaá ha anunciado la aprobación de la ‘tasa Google’. La noticia llega con cambios de última hora en los textos definitivos del proyecto de ley del impuesto sobre determinados servicios digitales que el Consejo de Ministros remitió hace diez días al Congreso de los Diputados. El principal cambio se halla en el capítulo de fracciones y sanciones. Las empresas que traten de eludir el pago del nuevo tributo pueden enfrentarse a multas de un máximo de 400.000 euros.

Pero, antes de hablar de lo que pasaría si no se paga la ‘tasa Google’, veamos en detalle en qué consiste exactamente este tributo.

En qué consiste la nueva ‘tasa Google’

La nueva ‘tasa Google’ es el impuesto que forma parte de los proyectos de ley sobre las transacciones financieras y determinados servicios digitales. Este impuesto tiene como objetivo gravar a las tecnológicas cuyas actividades escapan al actual marco fiscal para que estas empresas tributen allí donde generan beneficios.

Se trata de una medida que el gobierno español implanta por primera vez dentro de la Unión Europea. En la actualidad, el gobierno francés y el británico también han anunciado su interés en ponerlo en marcha. La propia UE ha decidido posponer esta medida ante la falta de consenso.

Así es la nueva Tasa Google

¿Qué empresas están sujetas a la aplicación de este impuesto?

El pago de la Tasa Google no está dirigida a pymes ni a startups. Únicamente afectará a las grandes empresas. La aplicación de este tributo está destinado a aquellas empresas con unos ingresos superiores a los 3 millones de euros en España. Y con unos ingresos totales al año de, como mínimo, 750 millones de euros. Ejemplos de empresas que cumplen estos requisitos serían las tecnológicas más internacionales: Amazon, Booking, Airbnb, Uber, etc.

De este modo, las empresas que cumplan estas condiciones deberán pagar el 3% de los servicios de publicidad online, así como también de los servicios de intermediación online y de la venta de datos generados a partir de la información de los usuarios.

En caso que las empresas no realicen la tributación adecuada, Hacienda multará con una sanción. Al principio se valoró con la posibilidad de que dicha sanción consistiera en una multa fija de 150 euros por cada acceso en el que se haya falseado u ocultado dicho lugar. Con un máximo del 0,5% del importe neto de la cifra de negocios del año natural anterior. Y se establecía un límite de 15.000 euros anuales para personas o entidades sin actividad económica.

Así es la nueva Tasa Google

Multa máxima de 400.000 euros para los infractores de la ‘tasa Google’

Inicialmente, como el impuesto solo afecta a compañías con una facturación de al menos tres millones de euros en España, y 750 millones en el mundo, la sanción mínima para ellas sería de 15.000 euros. Sin un límite máximo.

Sin embargo, las condiciones del Gobierno han cambiado. El texto remitido por el Ejecutivo al Parlamento para su tramitación modifica parcialmente el artículo de norma. Para empezar, se elimina la referencia explícita a la dirección IP y se sustituye el supuesto de infracción por uno más extenso. Ahora se considerará grave incumplir la obligación de “establecer los sistemas, mecanismos o acuerdos que permitan determinar la localización de los dispositivos de los usuarios en el territorio de aplicación del impuesto”.

Esto quiere decir que el Ministerio de Hacienda ha acabado con la multa de 150 euros con un límite de 15.000 euros que había establecido para quien no ejerza actividades económicas. En este nuevo cambio de rumbo, se opta por una única sanción posible. Se toma como importe el 0,5% de la cifra neta de negocios del año natural anterior a la penalización por cada ejercicio en el que se hayan detectado incumplimientos de la nueva regulación. No obstante, el ministerio de María Jesús Montero ha establecido un nuevo baremo. La multa no podrá ser inferior a 15.000 euros pero tampoco mayor a 400.00 euros.

Esta decisión beneficiará a las multinacionales. Éstas, por muy graves o numerosas que sean sus infracciones, nunca tendrán que pagar más de 400.000 euros.

Así es la nueva Tasa Google

Actividades exentas de la ‘tasa Google’

Ahora bien, ¿qué actividades están exentas de pagar este impuesto? Aquellas que estén basadas en la venta de productos o servicios, las ventas de servicios contratados a través de internet y algunos servicios financieros.

  • Las ventas de bienes o servicios contratados en línea a través del sitio web del proveedor de esos bienes o servicios, en las que el proveedor no actúa en calidad de intermediario.
  • Las entregas de bienes o prestaciones de servicios subyacentes que tengan lugar entre los usuarios, en el marco de un servicio de intermediación en línea.
  • Las prestaciones de servicios de intermediación en línea, cuando la única o principal finalidad de dichos servicios prestados por la entidad que lleve a cabo la puesta a disposición de una interfaz digital sea suministrar contenidos digitales a los usuarios o prestarles servicios de comunicación o servicios de pago.
  • Las prestaciones de servicios de transmisión de datos, cuando se realicen por un centro de negociación, un internalizador sistemático o un proveedor de un servicio de financiación participativa regulado.
Anteproyecto de ley en proceso de consulta

El anteproyecto de ley del nuevo impuesto digital fue sometido a audiencia pública entre el 23 de octubre y el 15 de noviembre de 2018 para que las partes interesadas presentaran las alegaciones que considerasen oportunas. Se hizo lo propio con el del tributo sobre la compraventa de acciones y el plan antifraude del Gobierno.

Como resultado del proceso, Hacienda ha incluido algunos cambios relevantes. El principal y más llamativo es que exime expresamente del impuesto a la banca. El texto reza así: “Las prestaciones de servicios financieros regulados por entidades financieras reguladas”. O el traspaso de datos que hagan estas, como venían pidiendo las patronales bancarias.

Así es la nueva Tasa Google

La banca queda exenta de la ‘tasa Google’
  • Esta mañana también hemos sabido que la norma también deja libres del impuesto la prestación de servicios digitales entre entidades de un mismo grupo cuando la participación, directa o indirecta, sea del 100%. Esto quiere decir que la medida facilita el traspaso de datos de usuarios entre compañías de un mismo conglomerado.
  • Tampoco pagarán el impuesto los servicios de venta directa, los servicios de contenidos o la intermediación entre usuarios.

Qué es la ‘tasa Robin’

Además de la ‘tasa Google’, el Consejo de Ministros ha aprobado la ‘tasa Robin’. Se trata de un impuesto que se gravará con un 0,2% aquellas operaciones de compra de acciones españoles en empresas cotizadas por una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros.

Las dos tasas entrarán en vigor a los tres meses de su publicación en el BOE.

Aún quedan muchas dudas sobre este nuevo impuesto. El Gobierno ha previsto unos ingresos de 1.200 millones de euros con lo que recaudará de la ‘tasa Google’. Es el doble de lo estimado inicialmente por el equipo del exministro Montoro. Pero parece que no queda más remedio ante el fuerte crecimiento de la publicidad on-line y el tráfico de datos.

Fuentes: Cinco Días, La Voz de Galicia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies