Todos aspiramos a ser felices. Pero no siempre sabemos cómo lograrlo. Especialmente en el trabajo. El trabajo es, quizás, el lugar donde más nos cueste sentirnos plenamente a gusto. Eso sí, a los españoles se nos da bastante bien adaptarnos a nuestro entorno laboral.

En nuestro país, el 80% de los trabajadores confiesa sentirse feliz en su trabajo. Así se recoge en un informe de la empresa Adecco sobre Profesiones Felices. Los que se sienten más satisfechos son los deportistas (98,9%), seguidos de los científicos e investigadores (95,45%), los profesores (95,15%) y los médicos (94,44%). Profesiones que guardan un elemento en común: son muy vocacionales. Si se analizan las regiones Madrid, Navarra y Aragón son las mejores comunidades autónomas para trabajar.

Las personas felices son más eficientes

Las personas felices trabajan de manera más eficiente. Contagian entusiasmo a sus compañeros. Y son capaces de crear un entorno de trabajo cálido y agradable en el que ejecutar las tareas.

Sin embargo, sentirse o ser feliz en el trabajo no siempre resulta sencillo. Es algo que hasta la Universidad de Harvard sabe y se ha encargado de estudiar.

Aprende a ser más feliz en tu trabajo

Es completamente normal que, con la finalidad de parecer más profesionales, los trabajadores intenten ocultar sus emociones y problemas personales en el entorno de trabajo. De este modo, esconden sus emociones negativas como el estrés y la ansiedad. El problema es que esta práctica no lleva solo a esconder los sentimientos negativos sino que también oculta los positivos.

Es que, de alguna forma, se entiende que la persona debe desconectarse de todo lo externo apenas pone un pie en la oficina, para pasar a concentrarse únicamente en su trabajo.

Manifestar los sentimientos beneficia al trabajador y a su entorno

Annie McKeee, autora del artículo “Being Happy at Work Matters”, publicado en la Harvard Business Review, demuestra que la manifestación de sentimientos beneficia al trabajador y su entorno.

El artículo hace énfasis en el poder de los sentimientos positivos. Y cómo éstos son capaces de aumentar el optimismo, la motivación y la creatividad de los empleados. El escrito asegura que un trabajador que se siente feliz es más eficiente.

Pero, ¿cómo aproximarse a ese sentimiento de felicidad en el trabajo? McKee da algunas recetas:

  • Sentido de pertenencia. Sentirse implicado emocionalmente con la empresa en la que trabajas ayuda a estar más comprometido con ella. Así, los empleados se vuelven más productivos. Se sienten respaldados y orgullosos del lugar donde trabajan porque se sienten identificados con la visión de su compañía.
  • Visión de futuro. Cuando un empleado ve que hay solidez y un proyecto de futuro en su empresa, se siente seguro. Esa seguridad se traducirá en mayor confianza, mayor capacidad de liderazgo y mayor compromiso.
  • Apoyo entre colegas. Sentirse apoyado por compañeros y jefes multiplica las capacidades productivas de la gente. Se generan vínculos poderosos que trascienden más allá de lo profesional: se forjan amistades.

Aprende a ser más feliz en tu trabajo

No hay fórmulas mágicas para la felicidad laboral

A pesar de la «receta» de McKee, lo cierto es que no hay fórmulas mágicas para conseguir ser feliz en el trabajo. Ni recetas de la abuela. Al final, se trata de un conjunto de factores que favorecen un clima ameno y confortable. Y el factor más relevante es siempre de tipo personal. La mayoría de personas que abandonan un puesto de trabajo para marcharse a otra empresa lo hacen porque se han cansado de sus jefes, de sus compañeros. Por supuesto, los motivos económicos influyen en la decisión. Pero no son los que más pesan.

Algunos consejos prácticos

Los expertos en coaching profesional aseguran que hay una serie de pautas que ayudan a sentirse a gusto y feliz en el trabajo.

  • Céntrate en lo que te gusta y realmente deseas. Mantenerse centrado en un foco, un objetivo deseado, nos ayuda a estar a gusto y sentirnos motivados.
  • Acepta y agradece las críticas. El orgullo, la soberbia o la prepotencia son malos amigos del bienestar emocional. En el trabajo, es muy enriquecedor mantenerse humilde. Acepta las críticas. Y saca la lectura que hay en ellas.
  • Canaliza tus emociones. A veces nos quedamos atascados en la ira, los reproches, el enfado… Pase lo que pase en tu trabajo, céntrate siempre en los aspectos positivos. Eso te ayudará a relativizar las situaciones y a minimizar el impacto de lo que ocurra en la oficina sobre tu estado de ánimo.
  • Cuida tu vida personal. No se puede caer en el error de descuidar la vida privada por temas de trabajo. Aprender a desconectar y ser capaces de disfrutar de nuestras vidas cuando no estamos en el trabajo es fundamental para que la balanza de tu vida no se desequilibre.

Una de las premisas de JinP se basa en la felicidad de quienes trabajamos aquí. Tenemos la suerte de contar con un entorno que favorece el sentirse a gusto y estrecha las relaciones personales. Pero esto no es fruto del azar, sino de una visión estratégica y muy humana de la empresa. En definitiva, todo se puede conseguir. Solo hay que ponerse a ello. Si quieres ser feliz en tu trabajo, el primer paso es tomar pequeñas decisiones para conseguirlo.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This